EL LLANO Y SU HERMOSURA | Album de fotos | Enlaces
 
EL LLANO Y SU HERMOSURA
 
 
AQUI ENCONTRARAS
HISTORIA
El medio y sus habitantes tienen mucho en El amplio territorio que se extiende entre el "pie de monte" de la
Cordillera Oriental y la frontera con Venezuela está formado por los
"Llanos Orientales" y la Orinoquía, una inmensa llanura de más de
250.000 kilómetros cuadrados, cubierta casi toda por pastos
naturales, con manchas frecuentes de "bosques de galería". Y uno que
otro sector de cultivos de arroz, palma africana y oleaginosas, en
proximidad de los ríos y no demasiado apartados del "pie de monte".
Los ríos mayores -Arauca, Casanare, Meta, Tomo, Vichada, Guaviare,
Inírida y sus numerosos afluentes -, pertenecen a la vertiente del
Orinoco. El sector comprendido por los dos últimos citados y el
Vaupés, deja de ser "sabana" y forma una selva transicional entre el
Orinoco y el Amazonas. Con esta excepción, los inmensos pastizales
sirven en su mayor parte para ganadería extensiva: fundos de miles
de hectáreas, distancias de muchas horas de camino entre un lugar
habitado y otro, poca gente, inexistencia de cercos o demarcaciones.
Toda la región se somete dos veces al año a fuertes contrastes
climáticos: lluvias torrenciales que provocan inundaciones,
alternadas por largas sequías que causan voraces incendios.común con los Llanos de
Venezuela: historia regional, paisaje, indumentaria, bailes y
cantos. ( Y a propósito: los joropos, amenizados por pequeños
conjuntos de cuerda, incluyen dos instrumentos muy locales: el más
pequeño - el cuatro- es una especie de tiple minúsculo. El más
grande - el arpa - es una herencia de los jesuitas y resulta toda
una paradoja, por lo inapropiada a un medio donde todo se mueve a
caballo y a grandes distancias. El caso es que la música llanera es
una de las mejor caracterizadas del país.)
El Llano tradicional:
El eje principal de los Llanos es el Río Meta, que los cruza en
diagonal desde el centro de Colombia en dirección Nordeste y recoge
en su camino una larga serie de ríos cordilleranos. La parte
tradicional está entre el Meta y la Cordillera Oriental, asiento de
varias de las haciendas jesuíticas anteriores a la primera expulsión
de la Compañía en 1.867, y de grandes hatos (algunos, como el de San
Pablo, sobre el Cravo Sur, admiten grupos organizados de turistas;
una curiosidad de este lugar es que cría búfalos junto con la faena
ganadera tradicional). Esta es una zona que vivió siempre en
estrecho contacto con el centro del país andino; en Casanare se
reorganizaron las fuerzas que Santander le aportó al Ejército
Libertador y que fueron la clave del triunfo en l.819.
Por este sector llanero, pero muy recostado al "piedemonte", se
puede cumplir un circuito terrestre.duce aquí el texto del nuevo párrafo.
En los Llanos orientales colombianos habitan los "cowboys" criollos. Su vida gira en torno al levante y a la compraventa de ganado para carne, en inmensas sabanas que hasta hace poco eran "comunales", es decir, no eran propiedad privada. Son gente que comparte costumbres y dilemas que tienen habitantes de otras llanuras, como los gauchos en Argentina, los texanos en Estados Unidos o tantos campesinos en México.
Los Llanos Orientales viven permanentemente produciendo magia, porque alli es donde viven los llaneros de a caballo. Esos hombres son los que componen la música, escriben las canciones, elaboran los utensilios, narran los cuentos, tejen los chinchorros; toda una manera de vivir, de sentir, toda una cosmovisión que se transmite de generación en generación.

Desde el libertador Simón Bolívar pasando por el guerrillero liberal de la época de la violencia Guadalupe Salcedo, los llaneros han sido rebeldes y temerarios jugando un papel protagónico en la historia libertaria.

dumentaria, bailes y
cantos. ( Y a propósito: los joropos, amenizados por pequeños
conjuntos de cuerda, incluyen dos instrumentos muy locales: el más
pequeño - el cuatro- es una especie de tiple minúsculo. El más
grande - el arpa - es una herencia de los jesuitas y resulta toda
una paradoja, por lo inapropiada a un medio donde todo se mueve a
caballo y a grandes distancias. El caso es que la música llanera es
una de las mejor caracterizadas del país.)
El Llano tradicional:
El eje principal de los Llanos es el Río Meta, que los cruza en
diagonal desde el centro de Colombia en dirección Nordeste y recoge
en su camino una larga serie de ríos cordilleranos. La parte
tradicional está entre el Meta y la Cordillera Oriental, asiento de
varias de las haciendas jesuíticas anteriores a la primera expulsión
de la Compañía en 1.867, y de grandes hatos (algunos, como el de San
Pablo, sobre el Cravo Sur, admiten grupos organizados de turistas;
una curiosidad de este lugar es que cría búfalos junto con la faena
ganadera tradicional). Esta es una zona que vivió siempre en
estrecho contacto con el centro del país andino; en Casanare se
reorganizaron las fuerzas que Santander le aportó al Ejército
Libertador y que fueron la clave del triunfo en l.819.
Por este sector llanero, pero muy recostado al "piedemonte", se
puede cumplir un circuito terrestre.os horas y media de Bogotá, buena
carretera), ciudad principal pero aún demasiado fronteriza a la vida
del Llano propiamente dicho (hay buenos hoteles por el intenso
movimiento ganadero y comercial).
De Villavo se puede seguir Llano adentro, o volver hacia Bogotá por
la "vía alterna".

Entrar por cualquiera de dos carreteras al Norte, en el Departamento
de Boyacá:
La primera desciende de la región del Lago de Tota (asfaltada
únicamente hasta allí), entra por Aguazul, desde donde se puede
proseguir a Yopal o tomar en dirección de Mani, una bella región
para descanso a orillas del Cusiana, a partir de la cual es posible
embarcarse por el río (dejando el vehículo) para descender al Meta
rumbo a Orocué; o, en fin, de Aguazul se continúa el circuito
terrestre por el piedemonte hacia Villavicencio (vuelve a haber
asfalto en Cumaral).
La segunda entrada boyacense es más corta que la anterior: entra por
Guateque-Chivor-Santa María ( se llega a Guateque tomando la
carretera al Valle de Tensa, en el trayecto Bogotá-Tunja,
inmediatamente después del embalse del Sisga), cruzando una región
de extraordinaria belleza escénica en el sector de la represa de
Chivor. La primera población llanera es San Luis de Gaceno, de donde
se va a Villanueva, un municipio de extraordinaria vitalidad, a
partir del cual se está en la carretera "alterna" hacia
Villavicencio, por Barranca de Upía- Cumaral, igual que en el caso
anterior.
Los recorridos anteriores son fáciles de hacer en cuatro días desde
Bogotá, cruzando largos tramos de carretera sin asfaltar, en buen
estado, con mucho polvo y ausencia casi total de servicios.
Fuera del circuito del "piedemonte", a partir de Villavicencio se
puede explorar el Llano en paralelo al Río Meta, vía Puerto López
(85 Kms. pavimentados) y Puerto Gaitán (110 Kms. más, sin pavimento.
Escasea la gasolina de aquí en adelante). En este tramo hay buenos
lugares de pesca y playones para hacer camping, a orillas del Meta
mismo y del Río Yucao. Mayor interés presentan adelante Orocué-El
Porvenir-Carimagua. ( A mitad de este trayecto la carretera
desmejora progresivamente). Orocué es la mitad del curso del Meta.
Para llegar por carretera es necesario cruzar el río en ferry -por
lo cual conviene llegar de día -, a unos 320 kms. de Villavicencio.
También existen vuelos regulares. Típica población llanera, fue
puerto importante de navegación internacional hasta la segunda
Guerra Mundial. Conserva las casas de varios consulados y una vieja
Base Naval que fue transformada en hotel y que funciona a medias (se
anuncia que va a ser mejorada). Hay tres comunidades indígenas
Sálivas cercanas, con interesante artesanía. En frente, a menos de
una hora, existen una bella laguna y una estación agrícola
(Carimagua), de mucho interés. Y a partir de este lugar, a unos 40
Kms. camino por la sabana apartándose del Meta y en dirección del
Vichada (74 Kms. desde Orocué - no olvidar el ferry -), se llega a
Gaviotas, otra estación experimental de tecnologías apropiadas para
hidroponía, reforestación, generación eléctrica y energía solar. Hay
buen alojamiento, previo arreglo con el Centro Gaviotas en Bogotá.
Bastante más lejos, a muchas horas de viaje, se encuentra la entrada
terrestre del Parque del Tuparro. (Hasta aquí habría recorrido 627
Kms. desde Puerto Gaitán, por caminos de sabana, muy difíciles de
seguir en invierno). Gaviotas y el Tuparro también tienen pistas en
servicio para vuelos especiales.
Los ríos mayores -Arauca, Casanare, Meta, Tomo, Vichada, Guaviare, Inírida y sus numerosos afluentes -, pertenecen a la vertiente del Orinoco. El sector comprendido por los dos últimos citados y el Vaupés, deja de ser "sabana" y forma una selva transicional entre el Orinoco y el Amazonas. Con esta excepción, los inmensos pastizales sirven en su mayor parte para ganadería extensiva: fundos de miles de hectáreas, distancias de muchas horas de camino entre un lugar habitado y otro, poca gente, inexistencia de cercos o demarcaciones. Toda la región se somete dos veces al año a fuertes contrastes climáticos: lluvias torrenciales que provocan inundaciones, alternadas por largas sequías que causan voraces incendios.

El medio y sus habitantes tienen mucho en común con los Llanos de Venezuela: historia regional, paisaje, indumentaria, bailes y cantos. ( Y a propósito: los joropos, amenizados por pequeños conjuntos de cuerda, incluyen dos instrumentos muy locales: el más pequeño - el cuatro- es una especie de tiple minúsculo. El más grande - el arpa - es una herencia de los jesuitas y resulta toda una paradoja, por lo inapropiada a un medio donde todo se mueve a caballo y a grandes distancias. El caso es que la música llanera es una de las mejor caracterizadas del país).
DESENDENCIA FOLCLORICA
imagen
Cuando se comienza la exploración, conquista y aculturación por parte de los conquistadores como: Nicolás de Federmán, Jorge Spira, Felipe de Hutten, Hernán Pérez de Quezada, Antonio de Berrío, Pedro de Tena, Fran­cisco de Aguilar, Francisco de Cáceres, entraron en nuestros llanos después de Diego de Ordaz, en 1531, junto con los Jesuitas vinieron sembrando por su misión en los nativos aborígenes de esta región hermosa de los Llanos Orientales, sus costumbres, religión, lenguajes, trajes, instrumentos musicales, cantos, música y danzas.

Misioneros de congregaciones religiosas, como: Agustinos Recoletos y Jesuitas, las comunidades aborígenes quienes abandonaron algunas costumbres. De este mestizaje cultural nace el folclor llanero y en sí todo el folclor andino. Nuestros nativos aprenden entonces, los coros, música, creencias (religión) y costumbres, enseñadas por los sacer­dotes, de cuyo nombre cabe anotar: José Dadey, Miguel Jerónimo de Toloza y Diego de Acuña, quienes iniciaron la catequización jesuita en 1625. Los padres Diego de Molina y José de Tobalina, iniciaron su ardua pero esmerada labor en 1626.

De ésta manera los cantos religiosos y coros para las celebraciones desplazan el canto de los indígenas y por ende, sus instrumentos.


Etimológicamente proviene de dos raíces: Folk (pueblo o comunidad) Lore (saber o conocimiento).

Algunas de estas sociedades Folk son netas puesto que han permanecido aisladas y así han conservado autenticas las supervivencias del pasado; otras han sufrido aculturación y reflejan en supervivencias el mestizaje cultural, producto de la combinación de culturas.

El saber popular "Lore", es la erudi­ción y la idiosincrasia del pueblo representada en antiguas vivencias que han penetrado profundamente en la mentalidad popular, como: usos, faenas, Costumbres, alimenta­ción, música, baile, instrumentos musicales, creencias, mitos, leyendas, etc.

Y, como intermedio entre el trabajo y el amor, la fiesta. El goce del joropo sucediendo al goce del toro y del potro, anticipándose al goce del chinchorro. Música de cuerdas tras la música de rejos y antes que la música de enredadores besos.
 
Imagen
DEMOSTRACION DEL BAILE POPULAR DEL CASANARE
imagen
FIESTAS Y EVENTOS
Torneo Internacional de Contrapunteo y Voz Recia CIMARRON DE ORO:
Rescate del folclor en modalidades de voz recia y contrapunteo. Evento internacional. Organiza Corporación Cimarrón de Oro.
Mes: Diciembre primera quincena.
Lugar: Coliseo Cubierto.

Feria Agroíndustrial:
Comercialización y oportunidad para el hato de la región y de otros departamentos.
Organiza: Secretaría de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Fondo Ganadero, y Comité de Ganaderos Tel. 6358770, 6356765, 6358577,
Se realiza dos veces al año, en mayo y diciembre. Lugar: Plaza de Ferias Yopal.

Ferias y Fiestas:
Eventos populares, distracciones variadas, pelea de gallos, coleo, verbenas populares, reinado de la simpatía, pólvora y mucha diversión.
Mes: Diciembre.

Festival de Integración Boyacense:
La colonia Boyacense, promueve su cultura a través de diferentes eventos folclóricos tradicionales.
Organiza: Corporación Colonia Boyacense. Lugar Coliseo Cubierto.
Mes: Octubre, primera quincena.

Festival Nacional Estudiantil de la Canción Llanera:
Rescate y promoción de la Cultura Llanera.
Organiza Colegio Braulio González.
Mes: Agosto.

Festival El Garcero del Llano:
Rescate y Concurso. Promoción de la música llanera.
Organiza: Secretaría de Educación, Dirección de Núcleo.
Mes: Septiembre, segunda quincena. Lugar: Coliseo Cubierto.


 
 
Escríbeme
Me interesa tu opinión